Infancia y adolescencia

La educación sexual es un derecho

La educación sexual no solo se dirige a la prevención del abuso sexual infantil, también fomenta una comunicación segura y respetuosa en el mundo.

Solo por mencionar, México es uno de los países con más casos registrados referidos a violencia sexual. Este es uno de los motivos de por qué es urgente dialogar sobre el tema.

Al conversar sobre la sexualidad con frecuencia nos referimos a las diferencias conceptuales de sexo, sexualidad, diferencia en los roles sociales o de compartir los diferentes tipos de anticonceptivos. Sin embargo, este concepto abarca las maneras que tenemos de expresemos a través de nuestro lenguaje corporal, las emociones que compartimos, las palabras que utilizamos en una conversación o los productos que consumimos día a día. La sexualidad son todas las manifestaciones que nos permiten comunicarnos con el resto de las personas y de vincularnos entre nosotros.   

La Organización Mundial de la Salud (2010) en su documento “Estándares de Educación Sexual” comenta que toda niña o niño tiene derecho a una educación sexual de calidad, así como recibir respuestas sinceras de las personas adultas responsables de su cuidado. Tenemos derecho a contar con una educación sexual de calidad, adecuada a los contextos y que permita la participación de todas y todos basada en sus experiencias.

¿Quién es el responsable de fomentarla?

Las respuestas comunes que tenemos a las preguntas sobre sexualidad están plegadas de miedo, tristeza o preocupación por saber si algo negativo ocurrió. Nos distanciamos con tal de no contestar por no sentir incomodidad.

Es importante saber que cuando una niña, niño o joven preguntan es porque están listos para tener una respuesta.

Debemos reconocer que hay familias que no pueden contestar, así como muchos docentes que no saben hablar del tema o hacerlo significativo. Esto puede deberse a una falta de educación sexual propia, a una sensación de angustia referida a un posible abuso o solo por no sentir seguridad al comunicar estos temas.

La responsabilidad de la educación sexual no solo es de una madre o padre de familia. No es un tema que se imparte en el colegio por docentes preocupados en la prevención. La educación sexual se imparte en la calle, en las familias o instituciones cuando hablamos y nos expresamos.

Es un tema que nos compete a toda la comunidad, porque al final, nos protege, fortalece los vínculos y fomenta una cultura de igualdad.

Bibliografía

Organización Mundial de la Salud.(2010). Estándares de Educación sexual en Europa. Consultado en: https://escuela.bitacoras.com/wp-content/uploads/2019/02/Standards_for_sexuality_education_Spanish.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *