ApegoDisciplina positivaEmocionesInfancia y adolescenciaTrabajo con familias

¿Qué es una base segura desde el vínculo de apego?

Un domingo por la tarde, al estar sentado en las bancas del parque de mi ciudad, observaba una niña de casi tres años de edad acercarse a la fuente para jugar con el agua que salía. Tal acción es algo realmente muy atractivo para las niñas y niños en un día caluroso.

La niña estaba acompañada de su madre y padre, ellos, se encontraban sentados un poco más de tres metros de distancia, observaban como se dirigía segura a explorar y regresaba a ellos con una sonrisa. La madre limpiaba las gotas de agua de su carita cada vez que se dirigía a ellos.

Con placer y curiosidad la pequeña niña iba y venía entre la fuente y sus padres. La pequeña realizaba una forma de círculos, es decir, padres, fuente y ella (sale, vuelve… sale y vuelve).

¿Cómo entendemos esta conducta tan pequeña desde el vínculo de apego?

En algunas ocasiones la niña, al jugar con otros niños y con el agua, volteaba para saber si los padres permanecían ahí, y de esta manera continuar con el juego. Dicha conducta la llamamos «aprobación social» desde las teorías del desarrollo.

Las y los niños en la etapa en la primera infancia, comparten con personas adultas que les cuidan, experiencias emocionales que les evoca un aprendizaje (exploración), pero, para que esta actividad sea algo significativo, necesita saber que cuenta con personas que ayuden a entender los que sucede, manejar las emociones que provoca y que sean motivados.  

La persona adulta de cuidado es una base segura.

La base segura desde el vinculo de apego se refiere a la persona adulta de cuidado funciona como trampolín (motivar la exploración) y puerto marítimo (disponible para las emociones de la niña o niño).

Cuando las niñas y niños en la primera infancia salen a jugar o conocen algún espacio, necesitan seguridad y sentirse confiado para explorar. Dicha experiencia generará emociones en las niñas y niños durante su aprendizaje.

Ahora, niños y niñas sentirán emociones, sin embargo, no saben como manejarlas o entenderlas. Es ahí donde la base segura entra en acción, apoyando la exploración, entendiendo las emociones sobre todo las desagradables e intensas y ayuda a darle sentido a lo que ocurre.

En ocasiones, hay niñas y niños que tienen problemas al salir a la exploración, quizá el adulto no tiene la función de ser el trampolín para fomentar seguridad, o dicho de otro modo, no sabe cómo co-regular las emociones de la necesidad de exploración (puerto marítimo).

Si nos damos cuenta, estos comportamientos, no solo son comportamientos esperados en las niñas y niños, si no las funciones de trampolín y puerto son responsabilidad del adulto.

El caso descrito en la parte de arriba, es una actividad de juego, pero lo mismo sucede al acudir a la escuela y aprender, en una reunión familiar, al disfrutar con otros niños o durante la rutina de comer y no querer comer vegetales.  

Cuando no existen adultos que tengan el rol de base segura, las y los niños desarrollan problemas en el manejo de sus emociones, puede causar alteraciones en el aprendizaje o una falta de curiosidad por explorar.

Lo más importante es que las niñas y niños sepan que cuentan con adultos más fuertes emocionales, bondadosos y más sabios que ayude a comprender la experiencia (Powell, 2022).

Bibliografia

  • Circle of security International. (2022). Bigger, Stronger, Wiser, Kind is Always a Choice. https://www.circleofsecurityinternational.com/2022/03/25/bigger-stronger-wiser-kind-is-always-a-choice

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *