Disciplina positiva

Disciplina positiva un enfoque hacia los adultos

Recuerdo tantas fuguras de cuidado discutiendo conmigo la necesidad de que sus hijas e hijos les hagan caso. Sobre la forma en que utilizaban gritos, golpes y la indiferencia como herramientas para solucionar la conducta inadecuada. El resultado… un distanciamiento emocional mayor.

Estos intentos de solución, solo provocaban en la persona adulta enojo y una genuina tristeza, por no saber cómo mejorar la relación con las personas que más les interesan. El conflicto enmuchas familias es el pegamento que los une.

La disciplina positiva implica pensar en las necesidades de las niñas y los niños. Pensar se vuelve en estos tiempos un lujo. Sabemos que un buen comportamiento en la niñez y adolescencia involucra adultos pensando.

Quizá, quienes cuidamos necesitamos reflexionar en 3 cosas; ¿qué comportamientos quisiera ver en mi hija o hijo cuando sea mayor?, ¿cómo mi relación ayuda para lograr lo que quisiera ver? y ¿qué necesitan o necesito hacer?  

Conexión, paciencia y pensamiento

Para la doctora en psicología Jane Nelsen y su enfoque de Disciplina Positiva involucran elementos que la disciplina punitiva tradicional no considera: conexión, mucha paciencia, saber que la crianza es un proceso y personas pensando en las necesidades evolutivas de la niñez.

La conexión es lo más apreciado en el proceso de crianza, es el vehículo por el cual las niñas y niños desarrollan habilidades y aprendizajes cotidianos para resto de su vida. Además que genera un gran sentido de pertenencia entre las figuras de cuidado y sus hijos.

Del mismo modo, reconoce que la conducta de cuidar es un proceso que necesita mucha paciencia, ya que el desarrollo de una habilidad se ajusta a cada etapa de desarrollo, a las posibilidades de brindar cuidado, a los recursos comunitarios y la propia personalidad de cada niña y niño.

Para quienes consideran a la Disciplina Positiva como alternativa de crianza, hay un convencimiento de que es un estilo de vida que dignifica y fomenta respeto a la niñez y adolescencia, más que ser un programa de actividades y consejos para educar mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *