Infancia y adolescencia

Los retos de la docencia en época de contingencia

Desde el año 1994, el 5 de octubre se celebra el día mundial de las y los docentes, conmemorando la suscripción de la Recomendación de la Organización Internacional del Trabajo y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura relativa a la situación del personal docente.

En este documento se detallan responsabilidades y obligaciones para que los Estados dispongan condiciones óptimas para su desempeño profesional. Sin embargo, las demandas de la contingencia sanitaria de este 2020 han puesto retos a la práctica que exceden estas recomendaciones.

Las y los docentes como líderes frente a la contingencia

La respuesta del personal docente nos ha permitido ver la disposición y compromiso que tienen para con la niñez en nuestro país.

Hemos visto como en estas circunstancias tan complejas, donde la enseñanza presencial no es posible, los recursos personales han hecho que la educación no se detenga y como el personal docente va más allá de las exigencias preocupándose por desarrollar estrategias que faciliten el aprendizaje frente a las barreras de la distancia. En otros casos la inquietud por los sectores poblacionales más desprotegidos los ha impulsando a tomar medidas que ayuden a que la enseñanza sea posible en estas condiciones que han incrementado la brechas y agudizado las diferencias. Todo esto, desde la iniciativa personal y el compromiso por la educación.

La nueva normalidad

Aunque el semáforo de riesgos epidemiológico en cada estado de nuestro país es diferente, en algún punto, el regreso escalonado a las clases presenciales nos permitirá retomar las actividades escolares cotidianas. Considero que el retorno tendría que representar cambios sustanciales en nuestra comunidad.

Por un lado, necesitamos revalorar el trabajo que el gremio desempeña, la trascendencia de su función en nuestra sociedad, y por otro, repensar el involucramiento que tenemos como sociedad en la educación. Si algo nos ha enseñado esta contingencia es que su alcance de la educación está en el soporte que como sociedad estamos dispuestos a darle a las y los profesionales de la educación.

Juzguemos menos y participemos más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *