Emociones

La importancia de la felicidad.

Las emociones juegan un papel importante y fundamental en la vida de las personas. Para conocer y comprender las emociones hay diversas teorías y conceptos. El hablar de ellas es tan complejo, que a pesar de contar con más de 100 definiciones, quienes se han especializado en el tema, aun no son capaces de ponerse de acuerdo. Lo que es innegable, es que todas y todos hemos sentido alguna emoción.

Son parte importante de la vida y han sido pieza clave de la humanidad. Las emociones cumplen funciones principalmente adaptativas y es por eso que, desde la época de las cavernas, las tenemos.

¿Qué hubiera sido de las y los cavernícolas sin emociones?

Imagína que no hubieran sentido miedo de los grandes animales, si no hubieran experimentado enojo para defenderse o sentido asco al oler o probar alimento pasado

Fácil y sencillo, hubieran muerto y la humanidad se hubiera extinguido. Por eso es que, si bien, no terminamos de definir el concepto de emociones, entendamos que son muy importantes en la vida humana.

Enfoquémonos en la felicidad. La felicidad, sentida, vivida y disfrutada. Esta emoción es una de las que más apreciamos, pues nos resulta muy agradable. Además de que la experimentemos de modo placentero, la felicidad es importante para el desarrollo humano. Se ha encontrado relación entre frecuencia de episodios felices y el incremento de materia gris en el cerebro. Viéndose reflejado en un mejor desempeño para la integración de nuevos aprendizajes.

¿Qué otros beneficios existen?

La Revista Interés Mutu comparte que el hecho de sentirnos felices con frecuencia nos ayuda con algunas de las siguientes situaciones:

  • Reduciendo la probabilidad de enfermarnos de gripe o resfriados.
  • Tendremos menos probabilidades de tener molestias como el dolor.
  • Nos baja la presión de la sangre y el estrés en general.
  • Se ha encontrado que acelera los procesos de curación.
  • Reduce las probabilidades de desarrollar enfermedades como el Parkinson.

Wolfgang, Villanueva, Rivera, y Díaz (2016) encontraron que la experiencia y significado de la felicidad está directamente asociada a la frecuencia de los eventos vividos. En este sentido, se percibe una mayor felicidad y estado de satisfacción por la frecuencia más que por la intensidad. En otras palabras, nos sentiremos más felices en general y con mayor satisfacción cuando tengamos más momentos felices, aunque no sean tan intensos.

Mientras más eventos felices, más felices nos sentiremos en general. 

Así que, a promover mayor felicidad en nuestras niñas y niños, que ya hemos visto lo importante que esto es y…

¡A ser felices!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *