Año nuevo, la filosofía y el auto examen

Decía Sor Juana Inés de la Cruz: “No estudio para saber más, sino para ignorar menos”. Qué loable es asumir la responsabilidad que nos toca sobre la ignorancia que cargamos. Sin embargo, como en todo lo que compete a nuestro mundo real, las responsabilidades nos dan miedo, nos abruman. ¿Qué pasa cuando en caso contrario nos negamos a tomar dicha responsabilidad? Pasa mucho, porque a decir verdad, no pasa nada, en cualquier caso, la quietud suele ser aniquilante.

Asumirnos capaces de hacer un auto examen, ciertamente es lo más complejo a nivel intelectual y emocional, pues ello nos brinda la posibilidad de re pensarnos, re inventarnos y re asumirnos. Nuevamente, dicha tarea tampoco es algo que comúnmente nos ocurra; es clara la incomodidad que existe en relación a la reflexión de las ideas. Mientras más profundo vayamos en ambos, más faltos de sentido serán todos los elementos en los que cimentamos nuestra condición humana.

Pues bien, la filosofía es osada, en su aire tan desafiante como transgresor cuestiona, pone en tela de juicio los significados, pues en tanto existe la posibilidad de análisis, mayores probabilidades de profundizar en el conocimiento o en el pensamiento. Incluso la filosofía pregunta sobre el tipo de cuestionamientos que se formulan.

La filosofía tiene características que, en el mundo moderno, son necesarias incluso para los humanos: la versatilidad, buscar caminos, ser flexible, transgredir frente al dogma, y la pulcritud con las palabras. Elementos que necesitamos de manera imperante pues la filosofía es un medio de esclarecimiento, no un aparato que sirva para dictaminar.  A fin de cuentas ¿Quién en este tiempo necesita dar la vuelta a los problemas o cuestionamientos, existiendo posibilidades infinitas sobre estos?

¿Qué tan prudente es…?

Afortunadamente, nos encontramos en buen momento, los inicios siempre nos dan un componente emocionante, lleno de posibilidades. ¿Por qué no considerar que este inicio de año es un buen momento para hacer una auto examen?

Perdamos un poco el miedo a las profundidades, que ningún mar en calma ha hecho buen marinero. La auto observación, aunque no sea fácil, nos ha de permitir retomar lo que dejamos el año pasado para un mañana. Y si no retomamos, entonces solamente comencemos, nada mejor que un nuevo paso o una hoja nueva.

Probablemente no empecemos desde aquello que nos causa más temor, pero así como recién comienza el año, incluso ese primer paso que damos, ya es algo… Algo bueno. ¡Feliz año nuevo!

Tabla de contenidos

Compartir Artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
Si tienes alguna duda o requieres información, te puedes poner en contacto con nosotros. 🤓