Trabajo con familias

Desarrollo del apego y el educador o educadora familiar en JUCONI

El papel de las y los educadores familiares dentro de Fundación JUCONI México A.C. es central, ya que a partir de su actuar la población atendida se relaciona con la Fundación. Espero que estas breves ideas contribuyan a quienes buscan integrar servicios con las familias de origen de niñas y niños en los primeros contactos.

El educador o educadora familiar de JUCONI es la persona encargada de llevar a cabo los procesos de intervención. Esta figura tiene la capacidad de crear relaciones seguras con las personas y las familias, es decir, se sabe como una figura de apego y sabe que a partir de sus acciones, actitudes y palabras se construirá la calidad de relación.

Construir relaciones seguras tiene como base el respeto y la confianza. A continuación mencionaremos algunas de las acciones asentadas en estos aspectos.

Primeros contactos

Es esencial informar a la familia acerca del proceso que se intenta llevar a cabo. Esto ayuda a crear disposición en la familia para participar y establecer expectativas realistas acerca del proceso, así como, evitar equivocaciones o confusiones. Se informa sobre cuál será el papel del educador o educadora y de la Fundación; se explican las formas en que se recolectará información; frecuencia y duración de las visitas; formas de trabajo; límites de la confidencialidad; y lo que se espera de la participación de la familia. Durante las visitas procura que estén presentes todas las personas que integran a la familia y, de no ser posible, cuida que quienes estuvieron ausentes sepan que se está iniciando un proceso invitando a que se integre para escuchar sus opiniones y sugerencias.

Es importante que el profesional genere un ambiente cordial y que logre contactar con cada miembro de la familia, también, entra en contacto rápidamente con las niñas y niños presentes para ayudar a reconocer su importancia y quienes participan activamente en las sesiones. Hace contacto visual, saluda a de mano y se aprende los nombres de cada persona, incluyendo a niñas y niños. El papel del lenguaje no verbal es muy importante debe cuidar la postura y el tono de voz.

Confianza y sintonía

Parte importante para generar confianza es la credibilidad. La familia debe sentir que realmente será ayudada con sus problemáticas. El o la educadora debe ser capaz de transmitir seguridad, y demostrar a la familia un interés genuino en su proceso. Esto permitirá a la familia expresar ideas con libertad, abrirse a compartir más información y comodidad ante la presencia del educador o educadora.

El educador familiar debe de tener la destreza de “sintonizarse” con la familia, trata de entender su situación de actual y los antecedentes que la han llevada hasta donde se encuentran ahora, es decir, trata de entender desde dónde están mirando el mundo. Esto va mucho más allá de tener empatía por la familia ya que es un proceso más afectivo que mental en el cual trata de captar las emociones que la familia está sintiendo durante la visita. Esto ayuda a entender mejor las preguntas o actitudes que los integrantes de la familia manifiesten durante esta etapa inicial cuando se está creando la relación. La capacidad de responder a sus dudas e inquietudes, a sus estados emocionales de forma clara, sencilla e intuitiva permite a la familia percatarse que el educador familiar tiene la capacidad de comprenderla y puede ayudar a reducir la defensividad.

En Fundación JUCONI pensamos que parte fundamental del éxito de la intervención se da de acuerdo a la calidad de la relación que se forja desde el inicio con la familia, por ello es necesario invertir tiempo al desarrollo del apego en estos primeros acercamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *