Disciplina positiva

Sé un ejemplo en estas fiestas

Estas fechas de reunión familiar son escenarios privilegiados para modelar a niñas y niños formas respetuosas y amorosas de relacionarnos con el resto de la familia. “Una imagen dice más que mil palabras”, dice el dicho y es verdad, pues lo que hacemos y la forma en que lo hacemos queda grabada en las experiencias de la infancia con más fuerza que las palabras escuchadas. Esto implica que niñas y niños imiten los comportamientos de las personas significativas, siendo el modelaje una forma de aprendizaje relevante en el desarrollo.

Pese a la inmensa gama de emociones agradables que se generan en las celebraciones decembrinas, también son acontecimientos llenos de estrés. Conllevan la preparación de eventos y reuniones con familiares y amistades, por lo que necesitamos reflexionar la forma en que nos relacionamos, ya que seremos ejemplos y modelos de niñas y niños más adelante. ¿Me muestro con respeto, empatía y cariño o, por el contrario, me cuesta regular mis emociones y acciones?

Pensemos que es más fácil querer que las niñas y niños “se porten bien”, pero pasamos por alto muchas veces el papel que como personas adultas tenemos en la regulación de sus conductas a partir de nuestras propias reacciones.

Modela lo que quieres ver en su conducta a futuro

Tomemos estas fechas como una buena ocasión para mostrar limites saludables, para modelar un consumo sano y moderado en cuando a alimentos y bebidas alcohólicas.

Muestra cooperación y apoyo en la preparación de alimentos, a poner la mesa así como a limpiar y ordenar después de la cena.

Conecta y conversa con las personas, evita el uso del celular o la falta de interacción con quienes están presentes. Genera ambientes de humor y diversión por medio de juegos de mesa o actividades lúdicas.

Respeta las opiniones y mantén la cordialidad a pesar de tener ideas distintas. Evita entrar en temas controvertidos, sacar a relucir viejas querellas o problemas no resueltos.

Hagamos de estas fiestas momentos memorables, privilegiando la calidad y calidez de las relaciones, seamos los modelos que nos gustaría que niñas y niños sigan en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *