Santuario como Cultura de Seguridad 3

Continuamos con la tercer entrega de la traducción de la Doctora Sandra Bloom acerca de las seguridades.

SEGURIDAD SOCIAL

Los lugares de trabajo son, por su propia naturaleza, entornos sociales y la seguridad social describe la sensación de sentirse seguro con otras personas. ¿Cuántos de nosotros alguna vez nos hemos sentido verdaderamente seguros en un entorno social, un entorno en el que nos sentimos seguros, atendidos, confiados, libres para expresar nuestros pensamientos y sentimientos más profundos, sin censura, sin miedo a ser abandonados o mal juzgados, libres de la presión constante de competencia interpersonal y, sin embargo, estimulados a ser reflexivos, resolver problemas, ser creativos y espontáneos? Sin embargo, este es el tipo de escenario que los seres humanos necesitan para maximizar su funcionamiento emocional e intelectual de manera integrada. Nuestro sistema social está creado para producir seres humanos que encajarán en un entorno capitalista altamente industrializado, competitivo y a menudo despiadado que todavía nos prepara a muchos de nosotros para el combate mortal. Nuestro sistema social no está diseñado para maximizar el potencial humano para el crecimiento, la autoexploración, la cooperación mutua, la crianza de los jóvenes, el esfuerzo artístico o la expresión y exploración creativa.

Las relaciones interpersonales continúan planteando enormes desafíos para las víctimas de la adversidad infantil, ya sean clientes, personal o gerentes. Las víctimas de trauma, en particular el trauma interpersonal, tienen serias dificultades en su capacidad y disposición para confiar en otras personas. La experiencia les ha enseñado que las personas son peligrosas, traicioneras y engañosas. Si han sido heridos cuando eran niños, entonces esperan malos tratos y, a menudo, sospechan de la amabilidad. Esperan que otras personas violen sus límites y pueden haber aprendido que la forma de llevarse bien en el mundo es violar los límites de los demás. Es probable que necesiten ayuda para aprender habilidades sociales, en particular las necesarias para una buena comunicación organizacional y entornos participativos. Pueden ejercer presión sobre los demás para que se ajusten a sus expectativas normativas de dominación y, si se les pone en situaciones en las que supervisan a otras personas, pueden usar un estilo de intimidación.

La creación de un entorno social seguro requiere un cambio en la perspectiva de ver solo al individuo, a ver al individuo en su contexto. Al hacerlo, toda la comunidad sirve como modelo de “organización como terapeuta” para que todos los sentimientos caóticos, impulsivos y dolorosos de los miembros puedan contenerse y desactivarse de manera segura. Se cambia un énfasis estricto en el individuo por el trabajo de crear y mantener una estructura bien delimitada dentro de la cual todas las interacciones terapéuticas puedan tener lugar con seguridad.

Es también el medio social el que proporciona a nuestros clientes, y a nosotros mismos, la muy necesaria “confrontación de la realidad”. Como inevitablemente recreamos los patrones relacionales que hemos aprendido de niños dentro de un contexto social, se nos brinda la oportunidad de cambiar esos patrones para lograr un mayor grado de seguridad psicológica y social. Entonces, es fácil ver cómo colocar a alguien que ya está lesionado en una organización altamente disfuncional podría ser una barrera importante para la curación. Y por qué un enfoque individual simplemente es insuficiente. Cuando enviamos a un niño o adulto traumatizado de regreso a un hogar violento o a una comunidad violenta, no podemos esperar que los avances logrados en el tratamiento sean lo suficientemente poderosos como para inmunizarlos contra la violencia.

Mientras piensa en la seguridad social en el contexto de su lugar de trabajo, hágase algunas preguntas. ¿Pueden las personas mantener conversaciones productivas o simplemente abogan por sus propios puntos de vista? ¿Culpan a otros por los problemas o ven los problemas desde la perspectiva del contexto general? ¿Asumen que su punto de vista es el único punto de vista o preguntan acerca de diferentes perspectivas? ¿Están abiertos a hablar sobre las diferencias y similitudes entre ellos? ¿Están realmente interesados en crear algo nuevo para el futuro? ¿Existe un reconocimiento general de que el objetivo es la integración y no la competencia?

Un entorno socialmente seguro es aquel que está libre de relaciones abusivas de todo tipo. Las personas no están aisladas, sino que están conectadas entre sí en una red de apoyo. La emoción se gestiona con éxito y el nivel de inteligencia emocional es alto. El pasado puede ser mirado, tratado y finalmente dejado atrás. Hay tolerancia para la diversidad de opiniones, creencias y valores, pero lo que une a todos es una creencia compartida en la importancia de estar seguro. Hay tolerancia para las excentricidades individuales, siempre que estas peculiaridades no perjudiquen a los demás. Los límites son claros, firmes, pero flexibles. Hay un alto nivel de conciencia en un entorno socialmente seguro, sobre la dinámica de grupo y la probabilidad de quedar atrapado en recreaciones con otras personas, así como la voluntad de aprender cómo salir de estas situaciones difíciles sin sufrir daños. Las personas pueden trabajar productiva y creativamente hacia una meta compartida.

Referencias: Bloom, S. (s.f.). Sanctuary as a Culture of Safety. https://www.thesanctuaryinstitute.org/

Tabla de contenidos

Compartir Artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

NUESTRO ÚLTIMO PODCAST 👇

Te puede interesar...

Biblioteca Virtual

Encuentra información sobre temas de violencia familiar trauma, infancia y adolescencia en situación vulnerable. La biblioteca virtual contiene recursos de investigación, artículos, instrumentos legales, programas

Leer más »
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
Si tienes alguna duda o requieres información, te puedes poner en contacto con nosotros. 🤓