Alternativas de cuidadoInfancia y adolescenciaMigración

La No Discriminación

En 2013, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 1 de marzo como el Día de la Cero Discriminación. Pensando en esto, ¿qué tanto ponemos en práctica la no discriminación?

Cuando hablamos de discriminación no solamente incluimos acciones, también hablamos de omisiones. Esto implica que quedarnos de brazos cruzados ante la privación de derechos, recursos y oportunidades también nos vuelve parte. Me gustaría compartirles una frase que hace poco escuché en una persona: “Si ves que algo hace falta y tú puedes cubrir esa necesidad, hazlo”. Esta persona forma parte de un matrimonio joven que predica con el ejemplo.

La pareja acudió al llamado que Fundación JUCONI hizo hace algunos meses, cuando abrimos la convocatoria para familias que brindaran acogimiento. Esta modalidad alternativa de cuidado forma parte de un proyecto desarrollado con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Niñas, niños y adolescentes migrantes no acompañados

En 2018, de acuerdo a los datos de ACNUR, 10417 niñas, niños y adolescentes (NNAs) migrantes no acompañados fueron detenidos por el Instituto Nacional de Migración, de los cuales solo 356 solicitaron refugio en nuestro país. ¿Cuál es su destino?

Conforme a la legislación que protege sus derechos, tendría que buscarse una solución definitiva que provea su protección. Cómo primera opción, se pensaría en su familia de origen, aunque si las condiciones no fueran adecuadas o posibles, se irían descartando opciones hasta que el último de los casos sea vivir en un Centro de Asistencia Social. Dicha medida extrema, cabe señalar, tendría que ser por el menor tiempo posible. Sin embargo, lo que hemos visto en la realidad es que pueden pasar años en estos espacios esperando cumplir la mayoría de edad para tener otras alternativas.

Cuidado alternativo y familias de acogida

En esta situación se puede ver un grado de discriminación ya que como migrantes se les priva del derecho a vivir en familia sin que se haga mucho para restituir sus derechos.

Con este panorama, la alianza formada por Fundación JUCONI, ACNUR y las familias que acudieron al llamado, esta iniciando procesos de acogimiento familiar. En estos procesos se procura que chicas y chicos cuenten con un espacio para vivir en familia. Siendo una medida temporal pensada para que se restituyan varios de sus derechos en lo que se encuentra una solución permanente.

Afortunadamente, hemos encontrado a familias de gran corazón que están abriendo sus hogares, sin embargo la tarea es muy grande y aún estamos buscando más familias dispuestas a ayudar.

Si tienes interés en este proyecto acércate a nosotros para conocer más sobre esta labor humanitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *