Santuario como Cultura de Seguridad 1

Estas semanas vamos a compartir una traducción de la Dra. Sandra Bloom que hace referencia a las seguridades dentro de las organizaciones, aspecto esencial para aquellas que trabajamos con población afectada por violencia y que están informadas en el trauma.

El concepto de “santuario” se refiere al importante énfasis que ponemos en el desarrollo activo y consciente de un sentido de seguridad dentro del contexto de un entorno terapéutico. En otros escenarios organizacionales se ha referido como la creación de una “cultura de seguridad” definida como “el producto de valores, actitudes, percepciones, competencias y patrones de comportamiento individuales y grupales que determinan los compromisos, el estilo y la competencia de la gestión de seguridad y salud de una organización, caracterizada por comunicaciones basadas en la confianza mutua, por percepciones compartidas de la importancia de la seguridad y por la confianza en la eficacia o medidas preventivas”.

La seguridad, sin embargo, no es un tema particularmente fácil de definir. Haigh ha descrito este atributo necesario fundamental de cualquier entorno terapéutico como «contención», y al hacerlo se centra en el aspecto bimodal de la verdadera seguridad: el sentido «materno» de apoyo, la tolerancia a la angustia y la conexión junto con el sentido «paternal» de límites, disciplina y reglas. Descubrimos que, para hablar adecuadamente sobre la seguridad en el contexto de la comunidad, teníamos que comprender cuatro niveles de seguridad de manera simultánea y dinámica: seguridad física, seguridad psicológica, seguridad social y seguridad moral. Para que cualquiera de nosotros prospere y crezca, debemos sentirnos seguros. Para las personas que han sido víctimas de violencia y abuso, esto es aún más importante. Sabemos que las personas que han resultado heridas por la violencia están profundamente sintonizadas con todas y cada una de las amenazas del entorno. Aunque siempre es posible que reaccionen a las amenazas percibidas, queremos asegurarnos de que no existan amenazas reales.

Al hacer un compromiso con la No Violencia, nos comprometemos a eliminar todas las amenazas a la seguridad, incluidas las agresiones físicas, el lenguaje degradante, las miradas amenazantes, la apatía, la evasión y cualquier otro comportamiento que permita a las personas imponer su voluntad entre sí y rebajar el poder. Si el personal no se siente seguro, no puede ayudar a los clientes a sentirse seguros y si los clientes no se sienten seguros, no pueden hacer el difícil trabajo necesario para cambiar.

SEGURIDAD FÍSICA

La seguridad física es el aspecto más fácil de describir de una cultura de seguridad, en gran parte porque se basa en factores tangibles y concretos que pueden evaluarse y medirse fácilmente. La seguridad física suele ser lo que la gente piensa cuando describe la sensación de estar seguro, ya que, sin ella, otras formas de seguridad son difíciles de lograr. La psiquiatría siempre ha reconocido la importancia de la seguridad física. Las puertas cerradas, las rejas en las ventanas, las camisas de fuerza, el aislamiento y las restricciones se han utilizado, y mal utilizado, al servicio de la seguridad física.

Desafortunadamente, sin embargo, un enfoque exclusivo en el mantenimiento de la seguridad física tiende a resultar en la creación de ambientes más parecidos a prisiones que a espacios terapéuticos. Sentirse físicamente seguro requiere un entorno libre de amenazas a nuestro bienestar físico. Dicho entorno está libre de: comportamiento suicida y autodestructivo: ataques físicos o sexuales a otros; comportamiento peligroso de asunción de riesgos; abuso de sustancias; peligros físicos como toxinas, armas; agresión depredadora o coerción; amenazas; impotencia y falta de control; indefensión aprendida. Los entornos físicamente seguros fomentan: relaciones de apoyo y cariño; formas no coercitivas de persuasión; comportamiento sexual saludable, seguro y relacional; buenas prácticas de salud; compromiso con la no violencia hacia uno mismo y hacia los demás; expresión saludable de ira y asertividad; oportunidades para experiencias de dominio; evitación de nuevas experiencias de impotencia; paciencia; repetición; estructura que asegura el éxito.

Las personas que han sido abusadas físicamente a menudo se presentan a los sistemas de prestación de servicios humanos con agresión defensiva. Es probable que necesiten ayuda para controlar su agresividad y pueden ser provocados fácilmente a la agresión debido a la hiperexcitación crónica. Es probable que esperen que otras personas sean violentas con ellos, por lo que necesitan experiencias positivas y no violentas con los cuidadores y es posible que deban ser «desacondicionados» para la violencia en un entorno que responde repetidamente a la provocación con comportamientos no violentos.

Continuaremos la próxima semana con seguridad psicológica.

Referencia: Bloom, S. (s.f.). Sanctuary as Culture of Safety. https://www.thesanctuaryinstitute.org/

Tabla de contenidos

Compartir Artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

NUESTRO ÚLTIMO PODCAST 👇

Te puede interesar...

“Calendarios cíclicos”

“Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado.” Friedrich Nietzche En ciernes de los finales, comienzos y recomienzos… Pensando en la

Leer más »
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
Si tienes alguna duda o requieres información, te puedes poner en contacto con nosotros. 🤓