ApegoDisciplina positivaEmocionesInfancia y adolescencia

Que jueguen, ¡que jueguen!

La infancia es una etapa increíble, en ella pasan muchísimas cosas, se viven muchísimas experiencias. ¿Recuerdas tu propia infancia?, estaría increíble que sí. Es más, si se te pudiera preguntar, ¿en qué momentos eras más feliz o alegre?, casi se podría apostar a que me dirás que fue jugando.

El juego, es muy importante para el desarrollo de las personas. En la vida adulta es imprescindible para hacer un balance con las actividades demandantes y estresantes del día a día. Por ello, no solo ayuda para contrarrestar el estrés de la vida, sino para socializar así como para desarrollar habilidades.

Todos los juegos tienen reglas.

En cada juego, por más simple que pueda parecer, hay reglas, así es, encontramos reglas hasta en el más simple o el recién inventado. En el juego intervienen infinidad de cosas, se aprenden tanto y a su vez se desarrollan:

  • Habilidades físicas.
  • Vocabulario nuevo.
  • Habilidades sociales.
  • Habilidades para la lectoescritura.
  • Límites.
  • Respetar turnos.
  • Seguir reglas.
  • Tolerancia.
  • Expresión emocional.

El juego en la infancia es imprescindible.

Ya se habló de como ayuda el juego a las personas, ya que, se desarrollan y aprenden muchas cosas. Algo que es necesario saber es que es de suma importancia durante la infancia, cuando las niñas y niños van creciendo, teniendo un papel muy importante para su desarrollo.

Moix, que fue citado en García-Carpintero (2010), incluso refiere como se ha hecho uso del juego en pacientes pediátricos para ayudar a disminuir y manejar el dolor en niñas y niños que han requerido cirugía.

A partir de un estudio realizado por Damián (2007) concluyó que gracias a las intervenciones con juegos con una niña y un niño de 2 y 3 años respectivamente, se observa un incremento o mejora en diversas áreas. En el área social se denota un incremento muy significativo en ambos casos, incluso, se observa la mejora en la relación con sus cuidadores o cuidadoras primarias. Se redujeron el número de rabietas y conductas agresivas en uno de los casos. Aumentaron su vocabulario así como diversas mejoras en el área motora y en la cognoscitiva.

Solo queda insistir en la importancia del juego en el desarrollo infantil, y más aún, la participación de las personas que cuidan. Es imprescindible su participación en el juego con las niñas y los niños. Los juegos pueden ser variados e incuso recién inventados.

Continuando con la última idea, ha seguir las iniciativas y los juegos de las niñas y los niños. En marco del día de la niña y el niño, ¡A jugar!

¡Feliz día de la niña y del niño!

García-Carpintero, E. (2010). La importancia del juego en el control del dolor pediátrico. Enfermería Global, 9(1), 1-4. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=365834754018

Damián, M. (2007). La importancia del juego en el desarrollo psicológico infantil. Psicología educativa. Revista de los Psicólogos de la Educación, 13(2), 133-149. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=613765495003

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *