Niñez trabajadora o en calle

Tú duermes en cama y él duerme en la calle

“…Diez de la noche, ahora, con este nuevo horario, anochece más temprano. Por más hermosa que sea la noche, la acompaña el frío, un gélido aire otoñal que anuncia consigo al invierno. Me aferro más a mí, me abrazo como puedo, me arrincono lo más posible a los arbustos, allí, debajo de una banca en Paseo Bravo, evitando que el frío me consuma.

Mi estómago hace un ruido ensordecedor, muere de hambre, lleva tres días sin recibir alimento, pero bueno, probablemente mañana sí pueda conseguir algo de comer, algo más que las miradas con desprecio de la gente cuando les pido dinero.

Basta ya de sentir, cerraré mis ojos, soñando que estoy en los brazos de mi madre, imaginando como si ella me llenara de calor y me arrullara con miles de besos en mi rostro. Mañana será un nuevo día…” 

Rigoberto, 8 años.

Así como Rigoberto, existen miles de niñas y niños, privados de varios derechos en sus casas. A su corta edad y desde sus pequeños ojos, la magnitud de la violencia que viven donde deberían sentirse seguros y protegidos por sus cuidadores, les lleva a pensar que pueden encontrar una vida más pacífica en las calles.

El 10 de diciembre de 1948 se publicó la Declaración Universal de los Derechos humanos, por lo que desde 1950 celebramos el día internacional de los Derechos Humanos. Dicho documento incluye un listado de derechos a los cuales somos acreedores por el hecho de existir, incluyendo a la niñez del mundo.

Por Rigoberto, Karla, Arturo, Erika, por la promoción y ejercicio de su derecho a la vida, supervivencia, desarrollo e identidad, a vivir en familia, a no ser discriminado y a tener una vida libre de violencia, entre otros, velamos día a día desde nuestra trinchera.

TU, YO, TODAS y TODOS, podemos hacer una gran diferencia. Es muy común que dudemos que podamos hacer algo al respecto, sin embargo, pequeñas acciones en lo individual y sumarnos a causas sociales son el inicio del cambio posible que deseamos ver para la niñez del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *