Apego

El mejor regalo de día de reyes

Después del 6 de enero es común ver a niñas y niños de todas las edades disfrutando de los regales que les trajeron los reyes magos. Es impresionante cómo los avances tecnológicos también se ven reflejados en los juguetes. Pero lo que más me sorprendió este año es observar un auto montable ¡que cuenta con más accesorios que mi propio vehículo!

Sin embargo, también hay los juguetes que no pasan de moda. Pude notar como las niñas y niños aún hacen equipos para jugar “la cascarita” con un balón de fútbol. Mientras que otros arma el tocho en la calle, sin tener miedo a ser tacleado con un poste o hacer una anotación, corriendo a máxima velocidad por el miedo a ser mordido por “sansón”, el perro de la cuadra.    

Un juego en sintonía

Me gusta ver a las niñas y niños jugar, pero algo particular que disfrute mucho fue ver la calidez de una madre de apariencia muy humilde jugando con su hijo de aproximadamente año y medio. El niño agitaba con emoción un carrito rojo, la mamá lo observaba atenta y le sonreía mientras él le devolvía la sonrisa. El pequeño deslizó el carrito por la pierna de la mamá –era muy sencillo, no era más que la carrocería –, ella imitó el sonido del motor, él la observo y después la imitó. Ambos se turnaban el carrito haciendo el juego compartido.

Mientras los observaba me preguntaba ¿dónde había aprendido esta mamá? ¿Ella sabía que el Centro de Desarrollo Infantil de la Universidad de Harvard asegura que los cerebros de las y los bebés entre los 0 y 18 meses de edad realizan un millón de conexiones neuronales por segundo? ¿Conocía la importancia del juego para desarrollar los procesos cognitivos de su hijo, el lenguaje y otras funciones? ¿Tenía noción que las interacciones con esa calidad, generan seguridad en su hijo? ¿Reconocía que es más importante la interacción, que lo sofisticado de un juguete? Hasta ahora no tengo la respuesta a estas preguntas porque no me atrevía a interrumpir su juego, pero realmente lo hacía como si tuviera esa información.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *