Enfoque de derechos

Saber para decidir

La planificación familiar es una gran herramienta para favorecer el bienestar de las personas. Las parejas que tiene acceso a la información de diferentes métodos anticonceptivos, pueden prevenir embarazos no planeados, decidir la cantidad de hijas e hijos que quieren tener, así como el espacio entres los embarazos.

Con base en este entendimiento, las Naciones Unidas proclamó en 1989, el 11 de julio como el Día Mundial de la Población. El objetivo es crear conciencia sobre todas las problemáticas que afectan al crecimiento y el desarrollo de los pueblos. Sin embargo, no es la primera acción de las Naciones Unidas con respecto a este tema. El 20 de octubre de 1969 se creó el Fondo de Población (UNFPA), la principal institución a nivel internacional en programas de salud reproductiva, el control de natalidad, la planificación familiar y la lucha en contra de enfermedades de transmisión sexual.

El tema es reelevante cuando se revisa el índice de crecimiento mundial. En 1989 la población mundial era alrededor de 5 mil millones de habitantes. Según datos de las Naciones Unidas, en 2011 se alcanzó la cantidad de 7 mil millones de personas. Se prevé que en el 2030 la cantidad llegué a los 8 mil quinientos millones.

La importancia de la información

Todavía en nuestros días, hablar de sexualidad puede causar incomodidad. Se relaciona con un pensamiento moral, donde el placer puede llegar a ser algo prohibido. Por lo tanto, todo lo que se relaciona con la sexualidad, de manera directa o indirecta, también son temas difíciles de tratar o incluso indebidos.

Este es el caso de la planificación familiar. Las personas que tiene dudas sobre cómo evitar embarazos o planificarlos difícilmente se atreven a preguntar por vergüenza o miedo a ser etiquetados. Otro caso, son los retos que los adolescentes enfrentan al buscar información confiable sobre el manejo adecuado de su sexualidad. Ante la incomodidad de las personas adultas para hablar del tema, sus fuentes principales de información son sus pares e internet. Espacios que no siempre cuentan con la información más confiable.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas creó nueve estándares para el derecho de la planificación familiar. Los cuales son útiles cuando se trabaja con adolescentes y se enumeran a continuación: sin discriminación, disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad, calidad, toma de decisiones, privacidad y confiablidad, participación y responsabilidad.

Quienes trabajamos con adolescentes tenemos la obligación de contar con información basada en la ciencia, tanto de sexualidad como de métodos anticonceptivos, para poder aclarar dudas y proporcionar una orientación que les permita evitar embarazos no planeados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *