Enfoque de derechosInfancia y adolescencia

¡A jugar!

El juego en las niñas y niños es una dimensión clave de su educación, mejora el estado de salud y es un componente indispensable del desarrollo óptimo; además, representa una valiosa estrategia para la recuperación después de haber sufrido traumas, pérdidas o los efectos de la violencia y la negligencia.

La actividad lúdica y de descanso no sólo son proveedoras de placer, también se entienden como un derecho de niñas y niños. En la Convención de los Derechos de la Niñez queda registrado en el artículo 31 (ONU, 1989):

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes.

2. Los Estados Partes respetarán y promoverán el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística y propiciarán oportunidades apropiadas, en condiciones de igualdad, de participar en la vida cultural, artística, recreativa y de esparcimiento (pp. 24).

Juegos y juguetes

Jugar es la mejor forma de enseñar, estimular y favorecer la felicidad de niñas y niños. Cuando se tienen momentos de juego compartido entre las figuras de cuidado, se favorece la relación y mejora la convivencia, estas interacciones enmarcadas en diversión tienen un gran valora afectivo. Y ayuda a las figuras de cuidado a conocer a sus hijas e hijos ya que a través del juego expresan sus sentimientos y pensamientos.

María de Lourdes Garza, especialista en primera infancia, plantea que “cualquier objeto puede ser un juguete en las manos de un niño. Más importante que el juguete mismo es la acción que puede realizar con él.” (Garza y Romero, 2014).

Los juguetes deben ser sencillos, pero con posibilidades de uso variado. Los juguetes deben de ser objetos de apoyo que favorezcan la multiplicidad de significados, simples pero seguros, que promuevan la exploración y sirvan para construir y transformar. Objetos dispuestos para ser usados por niñas y niños sin determinar los roles o bajo estereotipos de roles de género. Objetos seguros que se puedan tocar y aventar, es decir, livianos, no tóxicos. También objetos que estimulen los sentidos de la vista, el tacto y oído, etc.

Vela por asegurar y salvaguardar este derecho, regala este tipo de juguetes, y principalmente: ¡juega con tus hijas e hijos!

Referencias:

Garza, M. y Romero, M. (2014). Cuidando de niños. Una guía completa para educadoras. Editorial Pax. México.

Organización de las Naciones Unidas, (1989). Convención de los Derechos de la Niñez. Recuperado de: https://www.un.org/es/events/childrenday/pdf/derechos.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *