ApegoInfancia y adolescencia

Año Nuevo y las nuevas oportunidades

Año nuevo lo tomamos como festejo donde además de la convivencia con nuestros seres queridos, encontramos un motivo perfecto para nuevos comienzos. Hay quienes incluso esperan el inicio para emprender proyectos o realizar cambios trascendentes en su vida.

Otro fenómeno en esta fecha son los llamados rituales de año nuevo. Encontramos desde colores de prendas hasta paseos con maletas durante los primeros minutos de la madrugada. Y, no es que lo demeritemos, incluso, como lo hemos comentado anteriormente, los rituales nos ayudan a enfrentar los cambios y transiciones.

Sin embargo, sería importante que nos preguntáramos qué podemos hacer más allá de estos rituales para ocasionar cambios que mejoren nuestras relaciones.

Los buenos tratos

De acuerdo al neuropsiquiatra chileno Jorge Barudi, cuando nuestra vida familiar y social la centramos en los buenos tratos y cuidados mutuos, tanto nosotros, como la gente a nuestro al rededor, gozamos de ambientes afectivos nutrientes, reconfortantes y protectores.

Este autor añade que recibir apoyo afectivo y material de nuestra familia y sociedad contribuye al bienestar, a regular el estrés, así como a aliviar el dolor físico y emocional.

Los buenos tratos también son una buena oportunidad de disminuir los daños irreversibles durante la infancia y el desarrollo puesto que moldean y determinan la personalidad, así como el carácter y la salud. En otras palabras, no necesitamos de grandes proyectos o esperar la oportunidad de Año Nuevo para iniciar cambios enfocados en mejorar nuestras condiciones de vida.

Consideremos las oportunidades diarias y constantes con cada contacto que tenemos para generar bienestar en nosotros y en los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *